Widget Image

EN CLAVE VINTAGE

El estilo vintage se ha extendido en los últimos años a todos los ámbitos del diseño y la moda, y también a la decoración. Inspirado en los años 30-40, es un estilo elegante, de aire romántico, basado en diseños de estilo antiguo pero utilizando accesorios vanguardistas y modernos. En el estilo vintage puro, se utilizan piezas antiguas exclusivas y de alto nivel que se renuevan o se combinan con otras más modernas de corte clásico.

Colores y materiales

El color de base es el blanco o el blanco roto, mientras que los accesorios y el mobiliario pueden vestir colores vivos o tonos pastel. Los estampados de flores son los protagonistas absolutos y se presentan en cortinas, alfombras, cojines, edredones… Las paredes con papel florido en tono pastel son también un referente del estilo vintage. La madera, el mimbre y la forja son los materiales más utilizados para recrear un mundo vintage. En textiles podemos jugar tanto con fibras naturales como sintéticas.

Vintage es un término tomado del inglés que se utiliza para designar cualquier objeto antiguo, de diseño artístico y alta calidad. A continuación, te explicamos cómo decorar tu casa al estilo vintage.

Los muebles, de tipo provenzal, lucen diseños tradicionales y señoriales con formas curvas y onduladas. Sillas, sofás, sillones, mesas y armarios tienen un estilo propio, denominado “Luis XV”, que evoca un ambiente noble y majestuoso, propio de la realeza. El capitoné es el rey de la tapicería vintage. Esta tendencia se inclina por los muebles de madera oscura (nogal, caoba ocerezo), de madera en blanco roto, decapados o con detalles en color dorado o bronce.

En la pared pon un espejo grande de tipo imperio, ovalado o rectangular. También puedes colgar fotografías con marcos de distintas formas, tamaños y acabados. Del techo, cuelga una lámpara de araña con lágrimas de cristal, como los modelos del s. XVI. En las mesas se utilizan lámparas de corte antiguo con la pantalla de tipo pergamino.

Las telas deben ser de colores brillantes y frescos (verde, rosa, azul cielo, blanco) o con estampados de flores. En el suelo podemos poner una alfombra de lana de color neutro o patrones clásicos.

Las plantas y las flores son indispensables en esta y en todas las estancias de la casa. Aportan frescura, color y romanticismo al ambiente, tres características muy propias de este estilo.

En los dormitorios las mesas de noche, también de estilo afrancesado, son altas y estrechas, de madera oscura o en blanco roto. Sobre ellas puedes colocar una lámpara art decó. Para conseguir el aire romántico típico del estilo vintage coloca un cabecero de mimbre o un dosel, utiliza ropa de cama con encajes en color blanco o pastel y pon una colcha de flores. Si prefieres una versión más “moderna”, puedes optar por un cabecero capitoné, típico de los años 50, y colocar un montón de almohadones y cojines de distintos colores encima de la cama.